Skip to content Skip to footer

¡En Black Víbora Tattoo, no solo creamos arte, también nos aseguramos de que tu nueva obra maestra se cure de la mejor manera posible! Después de pasar por la experiencia de obtener un tatuaje, es vital seguir una rutina de cuidados adecuada para asegurar una curación impecable. Aquí te presentamos nuestras pautas detalladas para los cuidados posteriores a la aplicación del tatuaje.

LIMPIEZA DETALLADA: UN PASO ESENCIAL

El primer paso esencial en el proceso de curación es mantener una higiene impecable. Lávate las manos con jabón neutro antes de tocar tu tatuaje. Luego, limpia suavemente la zona tatuada con suero fisiológico o agua y jabón neutro. Esta acción delicada elimina los restos de tinta y evita infecciones.

Después de la limpieza, asegúrate de aclarar la zona a fondo y sécala con papel de cocina. Evita las toallas, ya que pueden contener gérmenes que podrían irritar la piel recién tatuada.

NUTRICIÓN PARA TU TATUAJE: LA IMPORTANCIA DE TATTOO POMADA

Una vez que la zona está limpia y seca, es el momento perfecto para aplicar una fina capa de Tattoo Pomada. Las cremas específicas para tatuajes proporcionan la nutrición necesaria y ayudan en el proceso de curación. Aplicar la pomada tres veces al día durante los primeros 10-15 días es clave para mantener la piel hidratada y favorecer una curación sin problemas.

RIGUROSA RUTINA DE LIMPIEZA

La limpieza regular es clave para evitar complicaciones. Lava la zona tatuada tres veces al día o según las necesidades de tu piel. Este hábito ayuda a prevenir infecciones y mantiene el tatuaje en óptimas condiciones durante el proceso de curación.

MANEJO DE LA INFLAMACIÓN: FRÍO SECO COMO SOLUCIÓN

En caso de inflamación en los primeros dos días, aplicar frío seco en la zona puede aliviar el malestar. Es crucial no exceder los cinco minutos de aplicación para evitar posibles daños en la piel.

MANTÉN LA ZONA SECA Y PROTEGIDA

Evitar el exceso de humedad es esencial para la curación adecuada. Evita el sudor, duchas prolongadas, saunas, piscinas o playas durante el proceso de curación. Asimismo, protege la zona del tatuaje del polvo.

¡NO AGREDAS TU OBRA MAESTRA!

Resiste la tentación de rascar o frotar la zona tatuada. Agredir la piel recién tatuada puede causar daños irreparables y afectar el resultado final de tu tatuaje.

PROTECCIÓN SOLAR: UN MANDATO PARA LA PRESERVACIÓN DEL COLOR

Durante los primeros dos meses después del tratamiento, evita la exposición al sol y a los rayos UVA. Si es inevitable, asegúrate de aplicar protector solar específico para tatuajes en la zona afectada. La exposición solar puede alterar el color del pigmento aplicado, así que proteger tu tatuaje es esencial.

Siguiendo estas pautas, no solo garantizarás una curación óptima de tu tatuaje, sino que también preservarás la intensidad y la belleza de tu obra maestra. En Black Víbora Tattoo, nos preocupamos por tu experiencia desde el principio hasta el final. ¡Disfruta de tu nuevo tatuaje en Madrid y mantén viva la llama del arte en tu piel!